Buen Samaritano

4500 corrieron para ayudar a dos escuelas de Pringles

La Carrera de Pasiones, cuya consigna es que cada uno corra mostrando qué cosas lo hacen feliz, fue un éxito en la provincia de Buenos Aires y sirvió para ayudar a las escuelas especiales 501 y 502.

 

Buendiario-carrera-pasiones-pringles-escuelas

 

Alentados por las muy buenas condiciones climáticas, pero sobre todo por la posibilidad de colaborar con las escuelas especiales 501 y 502, más de 4500 ciudadanos de Coronel Pringles, en la Provincia de Buenos Aires, participaron el domingo del evento solidario bautizado Carrera de Pasiones. “Queremos agradecer a todas las personas que participaron e hicieron posible que el evento. Superamos todas las expectativas”, destacó Marcos Almirón, organizador del evento junto con Natalia Capozzo, Daniel Fuhr y otros miembros de la Asociación Pringles Running.

Noticia relacionada: Original carrera solidaria en tacos y trajes en Holanda

El dirigente anticipó que en el curso de esta semana brindará una conferencia de prensa para dar a conocer el monto recaudado. Destacó sin embargo que está seguro de que es una cifra importante, tomando en cuenta que las inscripciones costaban entre 30 y 50 pesos por persona y que la convocatoria fue masiva. “Lo recaudado será dividido en partes iguales entre las dos instituciones. Además, en la conferencia se realizará la entrega del televisor LED de 42 pulgadas, que es el premio más grande”, mencionó Almirón.

El evento comenzó a las 15 horas del domingo con una entrada en calor a cargo de las profesoras Leda Astaburuaga, Mauro Quiñones y Agustina Verna. Luego se inició la carrera de 6 kilómetros y, casi de inmediato, también una caminata, de 3 kilómetros de largo. Tras el cierre de ambas pruebas recreativas, entre los participantes se sortearon el TV, una tablet, una notebook, un viaje a Bariloche y camisetas firmadas nada menos que por Emanuel Ginóbili y Rodrigo Palacio. En total, hubo 40.000 pesos en premios, aunque el fervor participativo respondió al deseo de ayudar más que al ánimo de lucro.

Noticia relacionada: Valencianos corrieron 115 kilómetros para luchar con el cáncer

La consigna de la carrera fue correr con una camiseta que identifique a la pasión de cada corredor. Por eso las calles de Pringles se vieron inundadas de camisetas de equipos de fútbol, de los colores argentinos y hasta de bandas de rock, así como de remeras estampadas con fotos de personas y paisajes. Marcos Almirón, impulsor de la carrera, confiesa que se le ocurrió mientras corría por las calles pringlenses, ataviado en la camiseta de San Lorenzo de Almagro. “Así como yo salgo a correr con una remera de mi pasión, cada vecino debe tener la suya”, explicó. También pensó que el evento debía tener un fin solidario, y la primera opción fueron las escuelas especiales 501 y 502. “La escuela 502 no tiene dinero siquiera para comprar las cubiertas de la combi que traslada a los chicos desde su casa hasta la escuela”, describió.

 

 

Un hermoso evento, que unió a toda una comunidad y que además sirvió para demostrar que la solidaridad no tiene límites.

Visto en La Nueva

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas